Donde esta la frontera del entorno y tu cuerpo? En tu piel? No, en tu cerebro. Tu cuerpo no es sino la parte del entorno que tu cerebro decide que es tuyo. Como es esto? Te explico. En una parte de tu cerebro esta definido el numero de brazos que tienes, hasta donde llega tu pie y si tu oreja izquierda es tuya o solo es una cosa mas de tu entorno… no te lo crees? Seguro que has oido hablar de las personas con un “miembro fantasma“. Gente que ha sufrido la amputacion traumática de un miembro y sin embargo “siente dolor” en el brazo o la pierna que ya no tienen.

Otro caso mas sorprendente es la persona que tras sufrir un daño cerebral, siente la presencia de un tercer brazo o pierna invisible. Y no solo lo siente! sino que en resonancias magnéticas cerebrales se pueden observar las respuestas neurológicas típicas cuando el paciente mueve ese brazo imaginario. Para el paciente es absolutamente real, su percepción del mismo existe… ese brazo existe o no? (caso real)

Y finalmente los casos mas grotescos y oscuros, los Desorden de identidad de la integridad corporal. Una enfermedad psiquiátrica de sospechada procedencia neurológica en la que el paciente siente la necesidad de amputarse uno o varios miembros, e incluso de quedarse paralitico, ciego, sordo… algunos de ellos llegan a dejar que un tren les seccione el miembro no deseado o ha dañarlo tan severamente que los médicos solo pueden terminar el trabajo. Eso si, tienen sus propios fans, los acrotomófilos.

Parece claro que la sensación de posesión de nuestro cuerpo también puede alterarse, dejando esta frontera mucho mas indefinida de lo que pensábamos. Que pertenece a nuestro cuerpo y que a ese entorno tan dudosamente real, se define, nuevamente, en el cerebro.

Afortunadamente, pensareis, hay algo único y vuestro. La conciencia…. seguro?

En la primera mitad del s.XX se puso de moda una cirugía para casos graves de epilepsia que consistía en separar los dos hemisferios del cerebro cortando el cuerpo calloso de modo que ambas partes quedaran incomunicadas. En 1985 se investigaron a personas que habían sido sometidas a dicha operación y que habían desarrollado una extraña dolencia, el Sindrome de la Mano Ajena.

Dichas personas parecían no poder controlar la voluntad de una de las manos, que parecía poseída por otra conciencia. Mientras se abotonaban la camisa con una mano, la otra, sin ninguna conciencia de ello, la desabotonaba. Estudios mas profundos les llevaron a realizar un experimento de resultados sorprendentes. Presentaron un problema visual, simultáneamente a cada ojo, y estas personas resolvían, a la vez, ambos enigmas, sin problemas. En palabras de Javier Sampedro en Deconstruyendo a Darwin:

“Algo que no podría hacer una persona normal. En una persona con los dos hemisferios conectados por el cuerpo calloso, la consciencia es única y no puede enfrentarse a dos problemas visuales simultáneos. Pero en los pacientes con el cuerpo calloso seccionado, cada hemisferio forma una serie de estados de consciencia independientes”

Personas con dos conciencias… da que pensar verdad?