No estamos diseñados para reprimir ninguna emoción negativa, ya que causa desequilibrio. Para vencer nuestras emociones, debemos aceptarlas y no combatirlas. Tenemos que reconocerlas y permitirles servir a su propósito a medida que aprendemos de ellas.

La cultura antigua “Essene” dejaron enseñanzas hace 6000 años. Enseñaron que las relaciones entre unos y otros, con el universo, con situaciones y eventos, son el reflejo de la parte de nuestra psique que necesita ser purificada. El autor Gregg Bradden, explica bellamente todo este segmento en gran detalle en sus libros.

Su duro trabajo para entender estos temas, contribuyó grandemente en la unión entre la ciencia y la espiritualidad.

Es muy importante entender que cuando uno teme a la pérdida, a la muerte , a la guerra, al terrorismo o al cambio, estamos dando a otros la habilidad de controlarnos basándose en esos temores.

Cuando peleamos contra la pobreza o el racismo, cuando peleamos por las relaciones o por libertad, estamos intentando reprimir exteriormente lo que ha sido puesto ante nosotros para ser superado internamente.

Estas situaciones son el reflejo de nuestros temores.
Es por esto que es tan importante AMAR y solo AMAR.

Ama a aquellos que estén de tu lado, pero especialmente a los que estén contra ti. No mires a tus miedos como una amenaza, en cambio, entiende que este mundo material, es solo una manifestación de AMOR o TEMOR en tu conciencia. Es tan simple como eso. Todo lo que necesitas conquistar en tu vida, está en tu cara. Si quieres entender cuales son tus temores internos, analiza tus ambiciones y tus inhibiciones.